Crónica de una noche para olvidar

Por Sebastián Clavijo García
@sebascg97

El partido entre Atlético Nacional y el Club Nacional pasó a segundo plano tras lo sucedido en Pereira antes y después del compromiso

May 13, 2021
FOTO: AFP


Para nadie es un secreto que Colombia está pasando por uno de los momentos más críticos de su historia reciente, debido al descontento de un gran sector de la ciudadanía y las constantes protestas que han llegado incluso a tocar el mundo del fútbol, tanto con el torneo local como con las competencias internacionales.

La noche del 12 de mayo empezó distinto a las tantas noches de Copa Libertadores que ha vivído Atlético Nacional. El conjunto 'verdolaga' se presentó antes de las 8:00 de la noche en el estadio Ramírez Villegas de Pereira para afrontar el partido por la cuarta fecha de la fase de grupos sin contar con que su rival estaba 'encerrado' en el hotel acusando que no tenía garantías para disputar el partido por las protestas que se desarrollaron en la capital risaraldense en horas de la tarde.

(Lea AQUÍ: Santa Fe y Junior siguen sin victorias)

Al son de la frase "con luto no se juega", cientos de habitantes de la capital risaraldense e incluso muchos hinchas del Deportivo Pereira se acercaron al hotel de concentración del conjunto uruguayo para evitar su salida y así manifestarse en contra de Conmebol por disputar este partido desconociendo la situación actual que atraviesa el país.

Ante la decisión del 'Bolso' de no asistir al partido, las autoridades usaron la fuerza para disipar a los manifestantes y abrieron el paso para el transito del bus que finalmente llevó a la delegación visitante al estadio. Al tiempo, los jugadores de Atlético Nacional se encontraban en el vestuario esperando más de lo usual por el inicio de un encuentro que, para muchos, no se debió jugar.

Finalmente Conmebol decidió que el pitazo inicial sería a las 10:00 de la noche, una hora más de lo programado, decisión que de cualquier modo no calmó los ánimos entre ambos equipos que se enfrentaron a empujones en la entrada a los vestuarios.

Aunque el partido pasó a segundo plano, cabe resaltar que durante los 90 minutos se mantuvo un ambiente tenso en el que incluso hubo dos expulsados y hasta 10 amonestados entre ambos equipos. Cuando el árbitro señaló el final, otra vez los jugadores se enfrentaron a insultos camino a los camerinos ya con el 0-0 en el marcador.

(Oferta por Yerson Mosquera desde Bélgica)

"Había mucha gente en las afueras del hotel que fueron sacadas con gases lacrimógenos. Todo eso hizo que los jugadores no pudiera descansar y que sus familias en Uruguay pensaban que les pasara algo. Nosotros jugamos, pero todo lo que pasó fue gravísimo", sentenció Alejandro Capuccio, DT de Nacional, en la rueda de prensa.

Ahora el conjunto 'charrúa' podrá salir hacia su país y Atlético Nacional preparará otro partido más, como si nada hubiera pasado, en una noche que solo resta olvidar y que empaña el sentir del fútbol colombiano.

eldeportivo.com.co