¿Nacional campeón de América?

Por Redacción EL Deportivo
@eldeportivo.com

OPINIÓN | Los dirigidos por Reinaldo Rueda poseen un escenario ideal a su disposición para hacer historia

July 24, 2016
 
Con el resultado de la final como hecho consumado y la placa del escudo campeón en la base de la copa, será muy fácil opinar o analizar el proceso que Atlético Nacional ha desarrollado para llegar a esta trascendental instancia competitiva. Es decir, sin importar quién se lleve el título continental, dicho suceso marcará subjetivamente la posición del aficionado, del analista o del público en general.
 
Por eso, es pertinente resaltar la importancia del logro hasta aquí obtenido por la institución antioqueña antes de adherir el trofeo a sus vitrinas, o de tener que lamentar una eventual derrota. Desde que en junio de 1996, hace ya 20 años, La Organización Ardila Lulle optó por invertir en la compra del club ‘verdolaga’, la meta es y ha sido materializar y expandir su gloria deportiva a nivel internacional. Este no es un anhelo vulgar e improvisado, ni mucho menos un galardón que el azar les ha deparado. No. La posible obtención de la Copa Libertadores de América es un proyecto serio y suficientemente constituido que por fin tendría su rédito con esta final.
 
Tras la dolorosa derrota ante Gremio de Porto Alegre en el juego decisivo de 1995, Nacional comenzó a construir la escalera al firmamento sudamericano insertando en su recorrido gloria y fracaso. La inversión en fichajes de jugadores, en cuerpos técnicos de categoría, en instalaciones, en tecnología deportiva, en viajes, en la preparación, en el ‘merchandising’, en publicidad y en general en la edificación de un sueño, se transformaron a lo largo de los años en 9 campeonatos locales, 2 Copas Merconorte, 2 Copas Colombia, 2 subtítulos de Copa Sudamericana y ahora, el máximo objetivo: la final de la Copa Libertadores.
 
Por esta razón, si Atlético Nacional tiene éxito en su gesta y se trasforma en el nuevo campeón de América, lo hará de forma merecida, y en este caso, con el plus de practicar un fútbol atildado, de circulación de pelota, de volumen de juego y de jugadores polivalentes y rendidores. La labor de Reinaldo Rueda ha sido impecable y le ha brindado al onceno ‘verde’ ese salto de calidad que se necesita para ser grande en el concierto orbital.
 
Sin importar lo que ocurra en el próximo juego en el Atanasio Girardot ante Independiente Del Valle, más allá de las envidias y los fanatismos obcecados y ridículos, habrá que reconocer la acertada gestión y el ímpetu ganador que la divisa ‘paisa’ consolidó en las últimas dos décadas. Sin embargo, es el momento de que Nacional reafirme su estirpe campeona y se mimetice con la grandeza continental. Es la oportunidad de salir de la crisálida futbolística y de consagrarse, por fin, con la inmortalidad de un gigante latinoamericano.
 
 
eldeportivo.com.co · Edwin Cómbita · Twitter: @edwincombita